El iPhone 8 es contra el agua

El iPhone 8 de Apple es el primer teléfono inteligente de la compañía que ha sido diseñado para resistir el agua. Esto significa que ahora puedes llevar tu teléfono contigo a la piscina, al mar, al lago o a la playa sin tener que preocuparte por mojarlo. El iPhone 8 ha sido probado y certificado para resistir el agua a una profundidad de un metro durante 30 minutos. Esta característica lo convierte en una herramienta ideal para todos aquellos que disfrutan de los deportes acuáticos o actividades al aire libre.

Qué pasa si el iPhone 8 se cae al agua

Uno de los accidentes más comunes que pueden ocurrir con un iPhone 8 es que se caiga al agua. Si este es el caso, hay varias cosas que debes hacer para tratar de recuperar tu teléfono.

Lo primero que debe hacer es apagar el dispositivo inmediatamente. Esto evitará que el agua entre en los componentes electrónicos del teléfono. Después de eso, retire la batería para evitar daños adicionales. Asegúrate también de quitar la tarjeta SIM y cualquier otro dispositivo externo.

Una vez hecho esto, hay varias cosas que puedes hacer para tratar de rescatar tu teléfono. Una buena opción es meterlo en un recipiente con arroz. El arroz absorberá el líquido y secará el dispositivo, algo que también puedes hacer con una toalla de papel. Sin embargo, la mejor opción es llevar el teléfono a un centro de reparación autorizado para que lo revise un profesional.

En cualquier caso, es importante recordar que el agua puede causar daños graves al dispositivo, por lo que es importante tomar las medidas necesarias para evitar accidentes. Si tienes un caso de agua, es mejor prevenir que lamentar.

Qué iPhone no es contra el agua

Los iPhones modernos son resistentes al agua, pero hay algunos iPhones anteriores que no están diseñados para resistir el agua. Esto significa que si se moja el iPhone, hay una mayor probabilidad de que se dañe. Los dispositivos iPhone más antiguos que no son resistentes al agua son el iPhone 4, el iPhone 4S, el iPhone 5, el iPhone 5C y el iPhone 5S. Estos dispositivos no han sido sometidos a pruebas de resistencia al agua y no tienen certificación IP.

Aunque los iPhones antiguos no son resistentes al agua, algunos de ellos resisten el agua en cierta medida. El iPhone 4S y el iPhone 5 pueden resistir hasta 1 metro de profundidad durante un máximo de 30 minutos. El iPhone 5C y el iPhone 5S pueden resistir hasta 1 metro de profundidad durante un máximo de 30 minutos. Sin embargo, se recomienda que los dueños de estos dispositivos no los sumerjan en el agua.

Los iPhones modernos cuentan con una certificación IP que los hace resistentes al agua. Estos dispositivos incluyen el iPhone 6, el iPhone 6S, el iPhone 7, el iPhone 8, el iPhone X, el iPhone XR, el iPhone XS y el iPhone 11. Los dispositivos con certificación IP pueden resistir hasta 2 metros de profundidad durante un máximo de 30 minutos.

Es importante recordar que los dispositivos iPhone antiguos no son resistentes al agua, por lo que hay una mayor probabilidad de que se dañen si se mojan. Los dueños de dispositivos iPhone antiguos deben ser muy cuidadosos al usarlos cerca del agua y se deben evitar sumergir los dispositivos en el agua.

Cuáles son los iPhone que se pueden meter al agua

Los iPhones más nuevos desde el iPhone 8 en adelante, se han diseñado para aguantar el agua hasta una profundidad de 2 metros durante 30 minutos. Esto significa que estos modelos resisten salpicaduras, lluvia, baños en la piscina, y hasta inmersiones en el mar. Además, también resisten la suciedad, el polvo y los golpes.

Todos los iPhones desde el iPhone 8 hasta el nuevo iPhone 11 tienen la norma IP67, que los protege contra el agua y el polvo. Esta clasificación significa que el teléfono puede resistir el agua a una profundidad de 1 metro durante 30 minutos. Esto significa que el teléfono puede resistir salpicaduras, lluvia, inmersiones en la piscina y hasta nadar con él.

Aunque los iPhones son resistentes al agua, hay algunas cosas que debes tener en cuenta antes de meterte a la piscina con tu teléfono. Por ejemplo, debes asegurarte de que la tapa de los puertos del teléfono esté bien cerrada para evitar que el agua entre. También, debes limpiar bien el teléfono antes de sumergirlo para evitar que el agua dañe la pantalla.

Los iPhones modernos son resistentes al agua y resisten salpicaduras, lluvia, inmersiones en la piscina y hasta nadar con ellos. Si bien el teléfono está diseñado para ser resistente al agua, siempre es importante tener cuidado con el agua para evitar daños innecesarios.

La conclusión es que el iPhone 8 ha sido diseñado para resistir mejor los daños causados por el agua que sus predecesores. Esto significa que los usuarios pueden estar seguros de que su dispositivo está protegido, sin la necesidad de preocuparse por daños causados por salpicaduras o incluso sumergirse accidentalmente.

Wiki

En General